12 consejos para una postura sana frente al ordenador

Versión para impresoraVersión en PDF

Estos consejos sirven tanto para el uso de ordenadores de sobremesa como para portátiles, aunque con éstos últimos tendremos que agudizar un poco el ingenio o utilizar elementos extra (teclado o ratón adicionales, elementos de sujeción para la pantalla, etc.).

 

  1. La pantalla del ordenador debe estar a la altura de nuestros ojos y frente a ellos. Girar el cuello para mirar la pantalla constantemente es una de los errores posturales más frecuentes y que, a la larga, pueden ser más perjudiciales.
     
  2. La distancia ideal entre la pantalla del ordenador y nosotros es de 40 centímetros.
     
  3. Deberemos buscar una posición en la que no se produzcan reflejos en la pantalla.
     
  4. Para descansar la vista hay que apartar la mirada de la pantalla y mirar alternativamente hacia puntos concretos que estén lejos y cerca.
     
  5. No es bueno trabajar solamente con la luz de la pantalla. Lo ideal es disponer de una buena luz cenital (procedente de arriba).
     
  6. Apoya los pies en el suelo, no dejes que cuelguen. Lo ideal es que las piernas formen con el suelo un ángulo de 90º o que las rodillas estén ligeramente por encima de nuestras caderas. Si nuestra silla no es regulable en altura podemos utilizar un reposapiés para conseguirlo.
     
  7. No cruces las piernas ni te sientes sobre ellas. Si te cuesta evitar cruzarlas, altérnalas.
     
  8. Los brazos deben estar en un ángulo de 90 grados y los hombros relajados.
     
  9. Al escribir y utilizar el ratón los antebrazos deben estar apoyados. Hay que evitar tenerlos flotando o que las muñecas se doblen excesivamente.
     
  10. El ratón y el teclado deben estar situados a la misma altura en la mesa de trabajo.
     
  11. La espalda debe estar bien sostenida, sobre todo en la zona de las lumbares. Utiliza todo el respaldo de la silla o sírvete de cojines o refuerzos lumbares.
     
  12. Es recomendable cambiar de postura a menudo y realizar estiramientos o movimientos que destensen cervicales, muñecas y espalda. Por ejemplo, puedes hacer movimientos circulares de cuello y muñecas o estirar los brazos entrelazados para destensar los hombros y estirar la espalada.
Inicio de sesión